Ponga un celíaco en su vida

No cabe duda que cuando nos dijeron que nuestro hijo tenia celiaquía nos dieron un importante disgusto. Ahora bien, una vez asimilada la noticia y su tratamiento pues como todas las cosas en la vida tiene sus aspectos positivos y sobre eso tuve que reflexionar para cuando me pidieron una charla para el “Día del Celíaco de 2009 en Huesca”. (Se puede encontrar un excelente resumen de la jornada enhttp://elrinconsingluten.blogspot.com/2009_06_01_archive.html ) (Gracias, Prydwen ). Tanto reflexioné y tantas ventajas le vi que en un canto al optimismo titulé mi charla “Ponga un Celíaco en su vida”. ¿Y por qué este título? Pues porque, indudablemente, la relación con la enfermedad celíaca permite desarrollar una serie de habilidades que no siempre se tiene la oportunidad de desarrollar si no se entra en contacto con la adversidad. Estructuré mi charla en ventajas: individuales, de pareja, de familia y sociales.

  • Ventajas individuales: Las personas con enfermedad celíaca se ven obligadas a trabajar el autocontrol (no pueden comer cualquier cosa), la tolerancia a la frustración (otras cosas parecen más apetitosas), lo que en psicología se conoce como la demora de la gratificación (tienen que aprender a esperar a que su comida esté lista por ejemplo) y la empatía (son capaces de ponerse, con más facilidad en el lugar del otro, del que sufre, del que tiene una efermedad o problema).
  • Ventajas de pareja: Indudablemente, cuando te dan la noticia de que tu hijo es celíaco aprendes a desarrollar la unanimidad de criterios (ponerse de acuerdo en qué puede comer y qué no), seguramente se mejora la habilidad de compra, de comer sano. Además de la empatía como en el caso anterior también se desarrollan las habilidades sociales relacionadas con la exigencia de los propios derechos: pedir que te limpien la máquina en la charcutería, hablar con el cocinero en un restaurante. La carga de trabajo también se multiplica en casa, nuevos platos, hacer el pan, las magdalenas, saber qué le voy a dar de desayunar o el postre y todo esto lleva a un reparto de tareas y al desarrollo de nuevas habilidades. Se mejora la escucha y la asunción de riesgos (¿lo dejo a comer en el comedor escolar?)
  • Ventajas par la familia: En la familia se mejora la empatía (ponerse en el lugar del otros), la solidaridad (elegimos un sitio donde pueda comer el celíaco), aprendemos a no chinchar, a no jugar con la comida, a respetar los platos de los demás…
  • Ventajas para la sociedad: Finalmente, la celiaquía y otras “discapacidades” nos ayudan a hacer una sociedad más justa y solidaria. Pasamos del concepto darwiniano de la “supevivencia del más apto” al “hoy por mí y  mañana por ti”. Al final, en esta vida, todos nos vamos a ir discapactando poco a poco y todos vamos a tener que trabajar con la diversidad por lo que cuanto antes nos vayamos acostumbrando pues mejor que mejor. Por esto, resulta tan importante que personas famosas con celiaquía den un paso al frente y lo hagan público. Para que niños y jóvenes con celiaquía puedan tener modelos en los que fijarse y sepan que se puede alcanza aquello que se propongan.

 

Un poco por todo esto, he llegado a pensar que la celiaquía de mi hijo nos pone a nosotros, y lo que es más importante, a él, en unas mejores condiciones para tener éxito en esta sociedad. Que seguramente somos un poco mejores personas desde que conocemos esta enfermedad y que hemos desarrollado unas habilidades que nos son y nos serán de utilidad en un futuro y que de otro modo, nos habría costado desarrollar.

Comparte!!!
Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.