“Mi hijo no será bombero…”

Muy bueno lo que me dijeron hace poco. Pues eso, en una reunión una política muy importante a nivel de la Comunidad Autónoma de Aragón, me sale con esta frase “hombre, ya sé que si mi hijo va en silla de ruedas pues no va a ser bombero”. El comentario me pareció entonces desafortunado, dado el colectivo de asociaciones que estábamos,  y me lo sigue pareciendo ahora. Volvemos a hablar del tema de asumir la discapacidad y la enfermedad celíaca. Por cómo iba la conversación parecía querer decirnos que no se puede exigir una igualdad de trato a todas las personas en la sociedad porque todos somos distintos. Claro, una cosa es que si tu hijo vaya en silla de ruedas no sea bombero (que podríamos incluso cuestionarlo pero nos llevaría un rato; o qué hacemos con los policías locales que no podrían pasar ahora las pruebas físicas ¿los despedimos?) y otro es que no pueda ser administrativo, ingeniero, arquitecto… o que no pueda ir al colegio o a la universidad y le pongamos nosotros los limites. Posiblemente, mi hijo no va a ser en esta vida catador de cereales o panadero pero eso no quiere decir que, por seguridad, tenga que tomar arroz hervido todos los días en el colegio. Lo que demandan los celíacos es que se mejore su calidad de vida y se normalice su participación en actividades adaptándolas en su diseño. No es tan difícil. Ni todo se tiene que celebrar comiendo en esta vida, ni es tan difícil informarse y adaptar la actividad.

Comparte!!!
Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.