Mi hijo es celíaco: Primeros pasos

No cabe duda que la noticia de que un hijo tuyo tiene un problema médico es uno de los disgustos importantes que se puede llevar uno en esta vida y, en el caso de la celiaquía así es. Una vez correctamente diagnosticado debemos pensar dos cosas: De momento, es una enfermedad para toda la vida, y en segundo lugar, es de las enfermedades que mejor tratamiento tienen. A continuación algunos consejos que a mí me dieron y otros fruto de mi experiencia y que me son útiles. No están escritos por orden de importancia.
1. A excepción de la persona celíaca que debe hacer una estricta dieta sin gluten, los demás deben cocinar y comer con gluten.
2. Aunque se cocine con gluten es muy útil eliminar la harina de trigo y el pan rallado de la cocina pues son bastante engorrosos de limpiar y fácilemente sustituibles.
3. El niño debe aprender cuanto antes la palabra gluten y hablarle sin tapujos: “No puedes comer gluten, ni un poco y de por vida”
4. Aprender las recetas básicas de toda familia celíaca: bizcocho y magdalenas de maizena, croquetas, besamel…
5. Ayudar al niño a familiarizarse con las palabras celíaco y celiaquía, enseñarle que no puede aceptar comida de extraños ni coger cosas de otros platos sin preguntar, ni dejar que cojan del suyo.
6. Asociarse a la Asociación de Celíacos de su comunidad al objeto de obtener información fiable y contactos y apoyo de otras personas en la misma situación que les será de gran utilidad.
7. Hablar con otras personas en situación similar.
8. Aunque siempre hay que hacer lo que diga el médico, lógicamente, desde un punto de vista psicológico es mejor empezar por una estricta dieta natural, para, posteriormente pasar a los alimentoscon sello FACE (en España) y, por último, todos los contemplados en la lista.
9. Es bueno que el niño se quede a comer en el colegio cuanto antes, los comedores con catering lo tienen muy controlado y los que tienen cocina propia pueden ser más fácilmente visitados por los dietistas de las asociaciones.
10. Comer fuera con cierta frecuencia, hablar con los cocineros e intentar transmitir confianza al niño.

Lógicamente estos consejos no son exhaustivos ni infalibles pero creo que orientan.

Comparte!!!
Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.