Situaciones de riesgo para el niño celíaco promovidas por el centro escolar, profesores y auxiliares, y propuestas de mejora

En la actualidad, siguen existiendo numerosas actividades, que tienen lugar en los centros educativos y que suponen un riesgo potencial para la salud de los celíacos y de otros niños con distintas intolerancias alimentarias. Este riesgo, con demasiada frecuencia, se solventa excluyendo al niño de la actividad, lo que repercute de forma negativa en su participación normalizada en las actividades del centro y dificulta su proceso de integración.
A continuación, describimos algunas de las situaciones que se dan con mayor frecuencia en los centros escolares, y algunas propuestas y sugerencias de mejora para evitar que los niños afectados estén expuestos a riesgos para su salud o dificultades de integración.
Entre las actividades propuestas por el centro escolar, profesores y auxiliares a lo largo del curso, que conllevan un mayor riesgo para la salud del niño celíaco destacan algunas como:

    • Talleres de cocina
    • Supervisión del almuerzo en el aula
    • Celebraciones de cumpleaños en las que los compañeros llevan caramelos, golosinas, bizcochos o tartas a clase.
    • Celebraciones de Jueves Lardero, Halloween,… “Sirva como ejemplo la situación que se dio en un colegio de Zaragoza en la celebración del Jueves Lardero: los niños recibieron un bocadillo de longaniza, los de otras religiones, pan con queso, y los niños celíacos, “nada”. (Informe del Justicia de Aragón, 2005).
    • Visitas organizadas fuera del centro escolar en las que se ofrece un aperitivo o almuerzo a los alumnos.

Propuestas y sugerencias de mejora:

    • Todos los comedores escolares deberían contar con menús sin gluten y adaptados a otras intolerancias alimentarias de forma que cualquier alumno pueda hacer uso del comedor escolar de manera normalizada y con garantías de seguridad, disfrutando de un menú lo más similar posible al de sus compañeros.
    • La prohibición de proporcionar alimentos de naturaleza no controlada como los elaborados en los hogares, excepto los dirigidos al almuerzo o comida del hijo o hija.
    • Tener en cuenta al colectivo celíaco y con otras intolerancias alimentarias en el diseño y desarrollo de todas las actividades que impliquen la manipulación de alimentos.Proporcionar formación anual a los profesionales que vayan a estar en contacto con los niños, especialmente en infantil y primaria, para que cuenten con información actualizada sobre la manipulación de alimentos, la enfermedad celíaca y otras intolerancias alimentarias.
Comparte!!!
Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pregunta de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.